Más de 7.500 entradas y 350.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Teresa Forcades: “És hipòcrita que els comuns reclamin totes les condicions per al referèndum”

Procés sobiranista

Teresa Forcades, fundadora de Procés Constituent, va tornant a Catalunya per participar en actes a favor del referèndum

La monja benedictina Teresa Forcades (Barcelona, 1966) aprofita els tres anys d’exclaustració que es va agafar per ser candidata a les eleccions del 27-S per escriure. La fundadora de Procés Constituent, però, va tornant a Catalunya per participar en actes a favor del referèndum.

- Què hi fa ara a Berlín?

- M’amago per poder escriure. Ara estic col·laborant en un llibre sobre el lèxic que fa servir el papa Francesc que sortirà al gener.

- I quina paraula li ha tocat?

- Legalitat. El Papa defensa que no podem estar sotmesos a la llei, que l’Església no pot imposar normes de manera rígida en temes com l’homosexualitat o l’avortament i que cal tenir en compte les particularitats. Ara els capellans poden donar el perdó a una dona que ha avortat si demostra penediment.

- En el referèndum, ¿el conflicte rau entre legalitat i democràcia?

- És un xoc de legalitats. La legalitat que emana de la Constitució del 1978 i la legalitat del dret internacional, que recull el dret a l’autodeterminació i que es té en compte en països propers, en la qual s’empara el Govern. És un conflicte que no es pot judicialitzar. La confrontació és la conseqüència de la negativa de l’Estat a buscar-hi una resolució política.

El abogado del Estado pide inadmitir a trámite el recurso de la Generalitat

La Abogacía del Estado (Gobierno) sostiene en sus alegaciones sobre el recurso de súplica de la Generalitat contra la suspension del artículo 135.2 del nuevo Reglamento del Parlament que el Tribunal Constitucional debe desestimarlo en la misma fase de admisión a trámite, según ha confirmado ARA.

El pleno se reune esta tarde a las 17,30 horas para decidir sobre la admisión de dicho recurso presentado el pasado 3 de agosto, ocasión que ha aprovechado el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para convocar un pleno extraordinario del consejo de ministros, también por la tarde.

La Generalitat cuestiona la suspensión del artículo 135.2 (procedimiento de lectura única para una proposición de ley) y pide "que se impida el abuso de derecho y la desviación de poder que resultan de la impugnación planteada”.

Denuncian a once bancos por utilizar teléfonos 901 y 902 para la atención al cliente

Organización de consumidores Facua

La organización de consumidores Facua ha denunciado a once bancos por remitir a sus usuarios a teléfonos 901 y 902 para tramitar o gestionar determinadas incidencias

Concretamente, la organización ha denunciado a CaixaBank, Bankia, Popular, Sabadell, Unicaja, Abanca, Bankinter, Deutsche Bank, Liberbank, BBVA e Ibercaja, si bien señala en un comunicado que algunas de estas entidades cuentan con numeraciones fijas con prefijos geográficos para atender a sus clientes.

La organización ha remitido sus denuncias a las autoridades de consumo de las comunidades autónomas en las que estos bancos tienen sus domicilios sociales, es decir, a la Agencia Catalana del Consumo, a Kontsumobide (País Vasco), al Instituto Galego de Consumo y a las direcciones generales de consumo de Aragón, Madrid, Comunidad Valenciana y Andalucía.

El ocaso de la voluntad política (Daniel Innerarity)

Que vivimos en tiempos de incertidumbre no es algo que tenga exclusivamente que ver con el conocimiento, sino también con la voluntad. El desconcierto no es solo desconocimiento, sino también una desorientación que afecta a la voluntad.

El ocaso de la voluntad se manifiesta en dos actitudes aparentemente contradictorias pero que tiene en común la misma perplejidad. Una voluntad política dimitida está detrás de toda esa retórica según la cual lo que debemos hacer es más bien no hacer nada y adaptarnos a lo que hay, pero también en aquellas formas de voluntarismo que hacen frente a la realidad desconociendo cualquier límite a la voluntad y que en ocasiones se desliza hacia el autoritarismo, lo más contrario que hay a la idea de voluntad política. En ambos casos, la misma renuncia a gobernar y regular, tras haber ponderado lo que es posible y lo que es inevitable; la menor aspiración a configurar el espacio político con reglas y normas, e incluso a transformar ciertos aspectos negativos del mundo actual que tenemos el deber político de combatir. Unos se resignan y acomodan a la situación e incluso formulan esta adaptación como un imperativo moral (modernizarse, estar a la altura de los tiempos, soltar el lastre de ciertos compromisos de solidaridad adquiridos) y otros se entregan a una indignación no constructiva, a la denuncia que apenas sirve para la construcción de responsabilidad. La aceptación de todas las condiciones que la realidad parece imponernos sin ningún examen crítico se corresponde con la exaltación de la crítica sin ningún análisis de las condiciones en las cuales ha de desplegarse esa voluntad transformadora. Por un lado, aceptación beata de las realidades indiscutibles y, por otro, una crítica radical que se paga con el precio de no entender la realidad. En ambas dimisiones de la voluntad política la globalización es utilizada como excusa, queja o justificación.

- La ‘adaptación’ de la derecha.

Lo primero es más distintivo de la derecha, que está obsesionada por la estabilidad y se despreocupa de la sostenibilidad. En vez de configurar el futuro, apela a un simple movimiento de adaptación constante, cuyo motor no es la política sino una supuesta objetividad del mundo que se nos presenta como una realidad incuestionable. El cálculo se sitúa por encima del juicio y la estadística es constituida como norma suprema. Se habla de la globalización como si se tratara de un proceso necesario o catastrófico, que se hubiera realizado ya de un modo inexorable y que solo exige de cada uno de nosotros un continuo esfuerzo de adaptación. Aquí se podría recordar aquello de Marcuse en El hombre unidimensional: una cosa es aceptar los hechos como un dato que debe ser tenido en cuenta y otra aceptarlos “como un contexto definitivo”.